Style 05 (Dark Green) - Menu by Apycom.com

  Preguntas Frecuentes 

08.02.2012 - Preguntas Frecuentes Cocina 
¿Qué le sucede al cuerpo cuando comemos alimentos procesados o cocinados a más de 40ºC?

Se han realizado muchos estudios para conocer lo que pasa cuando alteramos, de alguna forma, los alimentos frescos y crudos. Ya sea cociendo, asando, friendo, refinando, transformando, concentrando o cualquier otro procesamiento.

Efectos más importantes, de la cocción en los alimentos, en la salud

• Se destruyen las enzimas vivas que incorporan los alimentos y que son imprescindibles para iniciar el proceso digestivo. Sin ellos no pueden descomponerse correctamente los elementos de los alimentos, produciéndose residuos que no reconoce el cuerpo y por tanto tóxicos.

• Sin las enzimas se fuerzan órganos vitales del cuerpo de forma estresante, lo que va produciendo su extenuación. La diabetes puede ser su resultado, entre otras enfermedades.

• Sin las enzimas del alimento se consume mucha más energía que digerir alimentos crudos. Y, por tanto disminuye el nivel nutritivo, además de ralentizar el proceso de la digestión.

• Cambia la estructura y composición nutricional del alimento provocando su degeneración.

• Se destruye la fuerza vital del alimento vivo, quedando sólo materia inerte o muerta.

• También se destruyen o alteran otros nutrientes como las vitaminas, aminoácidos, minerales, etc. El grado de destrucción, alteración y pérdida depende de la temperatura, tiempo de cocción o proceso al que se somete el alimento.

• Se altera profundamente el campo bio-eléctrico o energía del alimento. Su evidencia se pone de manifiesto en las fotografías Kirlian realizadas antes y después de su cocción o procesamiento.

• Al aumentar la temperatura las moléculas y átomos aumentan su excitación, provocándose reacciones químicas incontroladas, dando lugar a innumerables productos que el cuerpo no reconoce, i, por tanto, tóxicos.

• Las altas temperaturas también crean enlaces entre moléculas de proteínas, lo que significa diversos productos no reconocibles por el cuerpo, lo que genera muchos problemas de salud y acelera el envejecimiento.

• Se coagulan alrededor de la mitad de las proteínas perdiéndose su utilidad.

• Al producirse nuevos productos se descompensa la proporción natural de nutrientes, provocándose la formación de los llamados radicales libres, responsables de un sinnúmero de enfermedades.

• Estos subproductos son una sobrecarga del sistema inmunológico, se obstruyen los canales de eliminación y se acumulan en el cuerpo.

• Todos los residuos tóxicos, al no ser reconocidos por el cuerpo, son rechazados por el sistema inmunitario, con un aumento de glóbulos blancos (leucocitos) en el sistema digestivo, disminuyendo, día tras día, la protección del resto del cuerpo y acelerando el envejecimiento.

• La flora intestinal benéfica resulta dominada por bacterias putrefactivas (especialmente de la carne cocida), lo que permite la absorción de toxinas desde el intestino.

• Los intestinos son uno de los lugares en los que se acumulan los alimentos no digeridos. Allí se crea una capa gruesa putrefacta parecida al alquitrán.

• Otros lugares donde se depositan los desperdicios son la matriz extracelular, e incluso el interior de las células de todos los órganos y sistemas, empezando por la piel (como canal de eliminación que es), los sistemas digestivo, circulatorio y también alcanzando el sistema nervioso, incluso el cerebro.

• La cantidad de desechos que se generan restan poder nutritivo y aumentan el trabajo de eliminación y limpieza. Se puede comer mucho pero estar desnutrido, provocando verdadera hambre a las células.

• Al estar las células desnutridas, demandan más alimentos, y nos empujan a comer más, mientras continúan hambrientas. Esta situación puede llevarnos, también, al sobrepeso y a la obesidad, a pesar de estar desnutridos.

• La malnutrición de las células y la toxicidad son dos causas fundamentales de todo tipo de enfermedades y envejecimiento.

• Se ablanda la fibra de los alimentos perdiendo su función de barrido y limpieza del intestino.

• La estructura natural del agua se altera.

• Los alimentos crudos nutren y regeneran las células de todos los órganos y sistemas.
 
 
 

11.05.2011 - Preguntas Frecuentes Cocina 
Aspectos a tener en cuenta en la combinación de alimentos

Si yo tuviese un vehículo de una buena marca, con todos los automatismos habidos y por haber, seguramente tendría la precaución de, no sólo, leerme las instrucciones, sino también, de procurarle un combustible y un mantenimiento adecuados. Pero el vehículo que tengo, como todo el mundo, es mi propio cuerpo. Sí, mi cuerpo es mi primer y más valioso vehículo super‐automático que conduzco sin carnet. He ido circulando en él sin haberme leído las instrucciones, ni tan solo la guía rápida de uso. Tampoco me he parado a pensar que combustible es el más adecuado, ni que mantenimiento es el recomendable. Francamente, poco razonable.

Hay que ser conscientes de que al comer se pueden producir dos tipos diferentes de proceso:
• El proceso digestivo normal.
• Proceso de fermentación o putrefacción gastrointestinal
También hay que diferenciar los subproductos que resulten de los dos procesos indicados.
• En la digestión de los almidones tenemos la reducción de azúcares simples utilizables.
• En la fermentación se produce bióxido de carbono, ácido acético, etc., inservibles y totalmente perjudiciales.
• Lo mismo pasa con las proteínas.

En todos los casos de enfermedad ‐ y siempre que el mal no haya llegado a ser irreversible ‐ al suprimir su causa1 se restablece la salud. De la misma forma que cuando se deja de circular por un camino, la naturaleza lo hace desaparecer. El cuerpo es auto‐reparable por la acción de las fuerzas y los procesos vitales, unidos a otros factores propios de la vida. La alimentación es uno de estos factores propios de la vida. Debemos aprovechar todos los factores que influyen en la salud: aire, agua, alimentos, sol, descanso, dormir, ejercicio, limpieza, evitar estrés, equilibrio emocional, mental i espiritual. El ayuno es también un descanso de tipo fisiológico.

El aparato digestivo dispone de una serie de enzimas que tienen unas limitaciones concretas, y esto hay que respetarlo. No se aprovecha nada que no se haya digerido debidamente Comer y tener el alimento corrupto en el sistema digestivo es desperdiciarlo y producir venenos peligrosos. Muchas alergias son simplesindigestiones o envenenamientos.

La transformación de los alimentos para poder ser asimilados en el proceso digestivo, se inicia con la preparación realizada por los enzimas i, éstos, sólo actúan en unas determinadas condiciones. Las más relevantes son:
1. Que sean vivos. Por tanto que no han sido expuestos a una temperatura superior a 39ºC en el proceso de preparación.
2. Que no se interfiera su acción por la presencia de otras substancias que lo inhiban. Esto quiere decir que es necesario vigilar las combinaciones de alimentos dentro de una misma comida.

Conviene diferenciar los dos procesos siguientes:
1. La acción positiva de los enzimas provoca el inicio del desmontaje de las moléculas de los alimentos en partículas más elementales, para poder configurar las
nuevas moléculas nutritivas para las células del cuerpo.
2. La acción de las bacterias se encarga de provocar la putrefacción de los materiales alimentarios no transformados, produciendo envenenamiento o toxicidad.

Hay enzimas específicos para cada tipo de alimento y para cada etapa de la digestión. Es por esto que debemos:
• Conservar los propios enzimas de los alimentos y
• Que cada etapa sea bien realizada, teniendo cuidado de las combinaciones alimentarias para no bloquear su acción, y para que la siguiente etapa se pueda realizar de forma eficiente.

La digestión empieza en la boca:
1. Masticar o triturar el alimento en pequeñas partículas
2. Saturarlas de saliva (donde se encuentra la “ptialina” para los almidones)
3. Este enzima se destruye en presencia de un ácido débil o álcali fuerte. Por tanto si los almidones se combinan con alimentos ácidos, la “ptialina” no actúa.
4. La composición y calidad de la saliva que se produce se adapta al tipo de alimento ingerido. Las substancias nocivas la provocan en gran cantidad para intentar su neutralización. Por esto también es una medida de precaución saturar de saliva los alimentos.

Continúa en el estómago:
1. Con la acción del jugo gástrico, que se compone de varios enzimas. Los más importantes son:
“Pepsina” para iniciar la acción sobre la mayoría de las proteínas.
“Lipasa” para una ligera acción sobre las grasas.
2. La reacción del jugo gástrico puede variar de forma automática, según el tipo de alimento que se ingiere, desde una reacción casi neutra hasta una de fuerte.
3. La “pepsina” solo actúa en un medio ácido y es destruida en un medio alcalino. Las bebidas heladas retardan y pueden suspender su acción. I el alcohol la precipita.

La circunstancia de que algunos alimentos contengan, en ellos mismos, una cantidad importante de diferentes componentes, hace que sean de más difícil digestión.
p.e.:
1. Las legumbres tienen gran cantidad de glúcidos y proteínas.
2. Los cereales también, aunque con más proporción de glúcidos y menos de proteínas.
3. Los frutos secos (semillas del tipo nueces, almendras, etc.) tienen lípidos, glúcidos y proteínas.
En todos estos casos se puede mejorar su digestión haciéndolos germinar. Ya que de esta manera cambia favorablemente su composición.

Hay combinaciones que sobrepasen las capacidades de nuestros enzimas.
1. Ácidos + almidones. (Los ácidos, incluso los débiles, destruyen la “ptialina” y por tanto bloquean la digestión de los almidones). Aunque el jugo pancreático podría
acabar de hacer el trabajo, es conveniente facilitarlo, evitando bloquear la acción de la saliva sobre los almidones, con: vinagre, tomate, limón, piña, naranjas, etc....
ÀCIDOS Y ALMIDONES EN COMIDAS SEPARADAS
 
 
 

23.02.2011 - Preguntas Frecuentes Cocina 
¿ Qué pasa con las bacterias y demás microbios si no se cuecen los alimentos ?

En el cuerpo físico existe un Sistema de Reciclaje, llamado habitualmente “sistema inmunológico”. Una valiosa prestación que coordina las funciones de los diferentes sistemas que lo constituyen. Actúa como los servicios de una ciudad que atienden a la limpieza, orden, evacuación y comunicaciones entre otras muchas funciones. Estos realizaran con éxito su función, si la carga de trabajo no supera su potencial de servicio eficiente. Por esta razón conviene, dentro de nuestras posibilidades, no ensuciar con malos hábitos, mantener limpios los canales de evacuación i tener todos los sistemas a punto. En resumen, no entorpecer los procesos.

En nuestro cuerpo, el Sistema de Reciclaje (o inmunológico) identifica y diferencia las substancias propias de las extrañas, reciclando las primeras y eliminando las últimas. Actúa como una farmacia natural dentro del cuerpo. Pero si el volumen de trabajo sobrepasa sus posibilidades se acumulan los residuos, ya sea por DEFICIENCIAS en el sistema o por la TOXICIDAD de los mismos. Es con esta situación que los microorganismos, siempre presentes en la naturaleza dentro y fuera del cuerpo, y constantemente atentos, entran en acción para reciclar por su cuenta el material deteriorado o tóxico acumulado. Provocando que el sistema emita una señal de alerta o SÍNTOMA, conocida con el nombre de ENFERMEDAD.

Los “microbios” nunca se activan atacando a los organismos saludables. Sino que participan en la sanación al intervenir en el reciclaje de los elementos nocivos, provocados por desequilibrio nutricional originado por causa física, emocional, mental, espiritual, o combinación de ellas.

El alcance y tipo de elementos nocivos que se encuentren en el cuerpo, determina el alcance y tipo de microbios que se activarán e intervendrán en la labor de LIMPIEZA, para colaborar en la sanación de la causa de la enfermedad.

Si se observa algún SÍNTOMA es que existe alguna DEFICIENCIA o TOXICIDAD y, evidentemente, convendría detectar y cambiar el hábito que lo provoca para evitar la activación de los “microbios”. Teniendo en cuenta que variar los hábitos puede ser difícil, ya que las adicciones se generan por déficit de nutrientes necesarios, en su sentido más amplio.

Experiencias confirmadas por la ciencia están asegurando con evidencia que:
• Una nutrición deficiente es causa de enfermedades.
• Las enfermedades y sus síntomas se eliminas procurando no entorpecer los procesos naturales.
• La función de los gérmenes incluye el reciclaje de materiales.
• Los gérmenes participan el proceso de curación.
• El tipo de deficiencia nutritiva y ambiente que sufre la persona, determinan el tipo de gérmenes que actúan.

El Sistema de Reciclaje está formado por multitud de microorganismos, entre los que destacan los linfocitos T y los linfocitos B que vigilan la corrección de los procesos corporales, y se encargan de la eliminación de los elementos a reciclar y los nocivos extraños.

Por todo ello es muy importante para el Sistema de Reciclaje:
• Evitar sobrecargarlo de trabajo para que pueda realizar sus funciones de forma eficiente.
• Protegerlo y potenciarlo con los nutrientes adecuados, suficientes y con la mínima contaminación posible.
• Realizar ejercicio físico, ya que aporta beneficios a todos los sistemas del cuerpo, potenciando su función.
• Proveer al cuerpo de suficientes dosis de sol, aire y agua.
• Mantener una actitud positiva y generosa ante TODAS las circunstancias que pueda plantear la vida .
• Disfrutar de suficiente descanso y evitar situaciones de estrés continuado y persistente.
Las células necesitan alimentos con sus enzimas específicos activos, o pasarían hambre real al disponer solamente de alimentos sin ellos. Conviene recordar que los enzimas son responsables de todas las funciones del cuerpo y que se destruyen a temperaturas superiores a 40ºC.

Además de los canales de aprovisionamiento indicados, también es necesario mantener saludables y activos los canales de eliminación de los posibles residuos nocivos y tóxicos.
• Riñones (para los líquidos)
• Sistema digestivo (para los sólidos)
• Piel (para gases y líquidos)
• Pulmones (para gases)

La mejor vacuna para mantener sano el Sistema de Reciclaje es darle poco trabajo, ya que los “microbios” (antiquísima forma de vida inteligente) son capaces de hacer mutaciones para adaptarse a las sucesivas nuevas situaciones. Siempre están disponibles para actuar ante los estados de descomposición y muerte para cumplir con su benéfica acción de LIMPIEZA. Las vacunas contra “microbios” contribuyen a hacer posible sus mutaciones para poder continuar con su labor de LIMPIEZA.


DIFERENCIACIÓN ENTRE SÍNTOMA Y ENFERMEDAD

Los síntomas del enfermo son la señal de alarma que emite el cuerpo para avisar de una causa peligrosa para él. La respuesta habitual es atacar el síntoma en lugar de atender a la causa. Es como si se tapase el indicador de alarma, en el cuadro de control del vehículo que se conduce, en lugar de arreglar el problema que lo ha activado. La causa se inicia en alguna de las partes más débiles de la persona, según su particular constitución, en un momento determinado.

El reconocido internacionalmente Dr. Manel Esteller del CNIO (Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas), repetidamente premiado por sus investigaciones sobre el cáncer, demuestra que dos cuerpos con el mismo ADN (como el caso de dos mellizos idénticos, en el de los clones), pueden desarrollar características, personalidades y enfermedades diferentes, más diferentes cuanto más distintos hayan sido su alimentación y su entorno.
 
 
 





Email:
Nombre:









     1
Politica de privacidad · Terminos de uso        Apycom jQuery Menus

Copyright © 2015 MERCÈ PASSOLA. Todos los derechos reservados.